4 de febrero de 2019

Cerrando puntos suspensivos

Lo reconozco soy una de las víctimas del fenónemo Rozalén, también del de Rosalía, qué le voy a hacer excepto reconocerlo. Algo tendrá que ver con la Ro, no lo sé, pero cuando vi que Rozalén publicaba libro con  el sello de Aguilar, Verso&Cuento, tuve que comprarlo; de forma impulsiva, sin mirar críticas, ni formato, ni nada.

Por algún motivo, alentado quizá por el sello que lo publicaba, pensaba que sería más verso que prosa; me equivoqué. Es lo más parecido a un diario sin un orden concreto. Pensamientos que han perseguido a la cantante desde sus inicios hasta el día en que le dicen que está nominada a los Grammy, un camino tortuoso en el que además de alegrías, se ha encontrado con problemas, envidias, zancadillas, discriminación, que al final ha podido compensar por que en su balanza pesa más el buen rollo y el optimismo que la carga negativa de la vida.

Yo que dejé de ser groupie hace muchos años y no sigo la vida de los grupos o cantantes que me gustan, se me ha hecho algo difícil de seguir. Algunos pensamientos son universales y los puedes compartir al margen de la historia que haya detrás, otros me han perdido. Son tan personales que no he sido capaz de ubicarlos y, aun así, os recomiendo la lectura de este libro por su sencillez, su honradez, su honestidad y por la belleza con la que ve el mundo Rozalén. A veces es bueno cambiar el filtro con el que observamos lo que nos rodea para descubrir detalles que siempre han estado allí, pero que nuestra forma de ser no nos permite ver.

Espero que su carrera siga creciendo y, ella, como persona, sea capaz de seguir ese ritmo meteórico que lleva.


Autor: Rozalén
Nº pags: 149

 

1 de febrero de 2019

Por fin se dan cuenta de que el autoconsumo energético favorece a la sociedad



Desde hace tiempo defiendo que el Gobierno no ha hecho los números en muchas cosas, pero sobre todo en temas energéticos, su política ha estado dictada desde las puertas giratorias que han dado un poder desmedido e irracional a las compañías eléctricas en España.

Quizás por que muchas de ellas han sido compradas por capital extranjero o por que alguien, por fin, intenta poner algo de cordura en el sector energético, el Ministerio para la Transición Ecológica ha realizado un estudio que demuestre que una instalación importante de sistemas de autoconsumo energético (basado en fotovoltáica) beneficiaría a las arcas del Estado y a la sociedad en general, ya que reduciría el precio medio de KW en España.

El estudio no entra a considerar el hecho de que nuestro país es deficitario, desde el punto de vista energético, lo que influye en nuestra balanza de pagos y aún así, los números salen.

No plantean tampoco que los sistemas de autoconsumo vuelquen su sobrante a redes P2P comunitarias, pero es algo que llegará de forma natural.

Incluyo el artículo publicado por la web de Energías Renovables:

Lo dice el Ministerio para la Transición Ecológica en la Memoria que ha adjuntado a la propuesta de Real Decreto de Autoconsumo que ha presentado esta semana (la norma regula "las condiciones técnicas, económicas y administrativas" de esta solución de ahorro). El Ejecutivo presenta en esa Memoria una estimación del impacto que tendría la instalación de cien megavatios de autoconsumos fotovoltaicos en España y los resultados son los siguientes: se produce una reducción de ingresos del sistema por peajes y cargos de 5,42 millones de euros (en lo que sería el impacto en el sistema eléctrico), pero se produce un aumento de la recaudación (mayores ingresos de IVA por inversión) que quintuplica esa cantidad. El Gobierno estima que recaudaría 28 millones de euros netos más que sin los 100 megavatios de autoconsumos.

El Ministerio para la Transición Ecológica ha hecho pública esta semana su propuesta de Real Decreto por el que se regulan las condiciones técnicas, económicas y administrativas del Autoconsumo, norma que el Gobierno está tramitando por vía urgente, tal y como se había comprometido. La propuesta llega acompañada de una Memoria en la que el Ejecutivo analiza el impacto de la futurible norma. En esa memoria, el Gobierno sostiene sin ambages que el autoconsumo "tendrá un efecto positivo sobre la economía general, sobre el sistema eléctrico y energético y sobre los consumidores". Según el Ejecutivo, esta modalidad de generación "fomentará la actividad económica y el empleo local, por su carácter distribuido" y, además, habida cuenta de que será mayoritariamente renovable, "contribuirá a la sustitución de generación emisora y contaminante" y, consiguientemente, al "cumplimiento de los objetivos de penetración de energías renovables y reducción de emisiones de gases de efecto invernadero".

El Gobierno efectúa una "valoración cuantitativa de los efectos" que produciría la instalación de cien megavatios de autoconsumos fotovoltaicos (esa valoración no solo mide el impacto en el sector eléctrico y el impacto fiscal, sino también el ambiental). Pues bien: partiendo de esa hipótesis de crecimiento del autoconsumo (abajo especificamos todos los extremos de esa hipótesis), el Gobierno concluye que "se produce una reducción de ingresos del sistema por peajes y cargos de 5,42 M€" (cantidad insignificante, apenas cinco millones y medio de euros, si atendemos al total de los costes de acceso, que ronda los 17.000 millones de euros). En el otro plato de la balanza, el Ejecutivo señala que los 100 megas de autoconsumo incrementarán la recaudación por parte del Estado (mayores ingresos de IVA por inversión). El Gobierno estima (en lo que se refiere al impacto fiscal) 28,14 millones de euros de "saldo neto positivo". Y, por fin, el impacto social: según la Memoria del RD, el autoconsumo será beneficioso para la ciudadanía (sea o no autoconsumidora), pues "provocará un efecto de depresión del precio de la energía en el mercado para el conjunto de todos los consumidores (...). La norma tiene efectos positivos sobre la competencia".


Lo que dice la Memoria:

Se ha realizado una valoración cuantitativa de los efectos de la instalación de 100 MW de generación fotovoltaica destinada a autoconsumo. Los cálculos se han realizado bajo las siguientes hipótesis: 
• Toda la energía instalada ha sido de tecnología fotovoltaica.
• Se toma un número de horas equivalentes que parte del promedio de horas para las cinco zonas definidas en el anexo IV del Real Decreto 413/2014, de 6 de junio, por el que se regula la actividad de producción de energía eléctrica a partir de fuentes de energía renovables, cogeneración y residuos. Este promedio arroja un valor de 1.679 horas. Sobre este valor se aplica un factor de minoración del 25% debida a que la orientación de los paneles ubicados sobre las viviendas no será óptima (por motivos urbanísticos y sombras de otras
edificaciones). Esto arroja un valor de cálculo de 1.259 horas. Así, nos encontramos que los consumidores acogidos a alguna modallidad de autoconsumo producen 1.259 horas, este dato es el utilizado para calcular la energía producida y que por tanto tiene efecto en el mercado. La energía generada asciende a 125.981 megavatios hora (MWh), lo que supone una penetración en el conjunto del sistema del 0,047%. No obstante, para ver su efecto en la minoración de los ingresos por peajes, se considerarían tres hipótesis adicionales:

• De toda la energía producida (125.981 MWh), el 75% la autoconsume (94.418 MWh) y el 25% la inyecta a las redes de transporte y distribución (31.743 MWh). Esto hace que el
número de horas de su instalación destinadas al autoconsumo se reduzca a 944 horas.

• Al tratarse de energía fotovoltaica, el consumidor con carácter general no podrá reducir la potencia contratada, dado que no podrá asegurar su suministro a través de su instalación
de autoconsumo, al tratarse de una fuente de energía intermitente.

• La distribución de potencia instalada de generación para autoconsumo entre los distintos tipos consumidores se lleva a cabo en función de la potencia contratada que existe en cada
uno de los tipos de peaje.

En cuanto al resto de parámetros introducidos en el cálculo se ha considerado:
  • Un precio de veinte euros por tonelada de ceodós (20 €/t de CO2).
  • Un factor de emisión del parque de 0,28 t de CO2 por MWh eléctrico generado.
  • De acuerdo con las simulaciones realizadas para los años 2015 a 2018 por OMIE, la introducción de 100 MW de potencia adicional fotovoltaica habría producido una disminución en el precio del mercado en el entorno de 0,022 €/MWh.

Aplicando las hipótesis anteriores para el escenario central descrito, donde se instalan 100 MW de potencia fotovoltaica destinados a autoconsumo, considerando que la energía fotovoltaica autoconsumida supone que dichos clientes dejan de pagar peajes y cargos por dicha energía y que en el presente real decreto-ley se suprimen los cargos por energía autoconsumida, se produce una reducción de ingresos del sistema por peajes y cargos de 5,42 M€, por aplicación de los precios vigentes. Adicionalmente, puesto que existe una cantidad de energía que se cubre con energía autoconsumida y este hecho hace que se reduzca la demanda en el mercado, se produce una disminución del valor de la energía en el mercado de unos 5,90 M€, valorada sobre una demanda nacional de 268 teravatios hora (TWh).

Se recoge a continuación (reproducimos nuevamente) el detalle completo del resultado anterior, incluyendo el impacto fiscal, comparando esencialmente la disminución de ingresos por IVA e impuesto de electricidad por la energía autoconsumida por minoración de la energía consumida de instalaciones centralizadas, y un mayor ingreso por IVA a corto plazo por la instalación anual de nueva potencia en instalaciones de autoconsumo.

«Las estimaciones anteriores -matiza la Memoria del RD- no han tenido en cuenta otros efectos positivos para el sistema eléctrico, debido a su más difícil cuantificación y al que hecho de que se producirán en el margen, esto es, sólo en el medio y largo plazo y una vez se hayan recuperado los costes hundidos existentes en la actualidad en el sistema.

Entre ellos, se pueden citar las menores pérdidas provocadas en la red por la disminución de los flujos de energía en grandes distancias. A este respecto, es importante señalar que estas reducciones de las pérdidas técnicas de la red sólo se materializarán si se produce un correcto dimensionamiento de las instalaciones, mediante las adecuadas señales regulatorias y económicas, que eviten que se produzcan excesivos flujos de energía a través de las redes de baja tensión.

En caso contrario, las pérdidas podrían incluso aumentar con relación a la situación actual, dado que, como es sabido, éstas son proporcionales al cuadrado de la intensidad, lo que aconseja que la transmisión de energía por la red se realice a la mayor tensión (= menor intensidad) posible.

Varias de las decisiones regulatorias que se adoptan en este real decreto buscan precisamente un correcto dimensionamiento de las instalaciones de generación de autoconsumo, de manera que los excedentes vertidos a la red de baja tensión sean los mínimamente imprescindibles.

Otro efecto positivo que se producirá marginalmente, también condicionado a un correcto dimensionamiento de las instalaciones, es la menor necesidad de redes de transporte y distribución, al acercar la generación al consumo y reducir, por tanto, los flujos de energía en la red.

El presente real decreto -sostiene la Memoria- no supone incremento del gasto público.


31 de enero de 2019

Juan Goytisolo - Premio Cervantes 2014


Casi cinco años después y sigue siendo completamente actual. Dentro de un mundo efímero, pensamientos e ideas que perduran, reconfortan al espíritu.

"En términos generales, los escritores se dividen en dos esferas o clases: la de quienes conciben su tarea como una carrera y la de quienes la viven como una adicción.

El encasillado en las primeras cuida de su promoción y visibilidad mediática, aspira a triunfar. El de las segundas, no. El cumplir consigo mismo le basta y si, como sucede a veces, la adicción le procura beneficios materiales, pasa de la categoría de adicto a la de camello o revendedor. Llamaré a los del primer apartado, literatos y a los del segundo, escritores a secas o más modestamente incurables aprendices de escribidor.

A comienzos de mi larga trayectoria, primero de literato, luego de aprendiz de escribidor, incurrí en la vanagloria de la búsqueda del éxito -atraer la luz de los focos, "ser noticia", como dicen obscenamente los parásitos de la literatura- sin parar mientes en que, como vio muy bien Manuel Azaña, una cosa es la actualidad efímera y otra muy distinta la modernidad atemporal de las obras destinadas a perdurar pese al ostracismo que a menudo sufrieron cuando fueron escritas.

La vejez de lo nuevo se reitera a lo largo del tiempo con su ilusión de frescura marchita. El dulce señuelo de la fama sería patético si no fuera simplemente absurdo. Ajena a toda manipulación y teatro de títeres, la verdadera obra de arte no tiene prisas: puede dormir durante décadas como La regenta o durante siglos como La lozana andaluza.

Quienes adensaron el silencio en torno a nuestro primer escritor y lo condenaron al anonimato en el que vivía hasta la publicación del Quijote no podían imaginar siquiera que la fuerza genésica de su novela les sobreviviría y alcanzaría una dimensión sin fronteras ni épocas.

Llevo en mí la conciencia de la derrota como un pendón de victoria", escribe Fernando Pessoa, y coincido enteramente con él. Ser objeto de halagos por la institución literaria me lleva a dudar de mí mismo, ser persona non grata a ojos de ella me reconforta en mi conducta y labor.

Desde la altura de la edad, siento la aceptación del reconocimiento como un golpe de espada en el agua, como una inútil celebración.

Mi condición de hombre libre conquistada a duras penas invita a la modestia. La mirada desde la periferia al centro es más lúcida que a la inversa y al evocar la lista de mis maestros condenados al exilio y silencio por los centinelas del canon nacionalcatólico no puedo menos que rememorar con melancolía la verdad de sus críticas y ejemplar honradez. La luz brota del subsuelo cuando menos se la espera.

Como dijo con ironía Dámaso Alonso tras el logro de su laborioso rescate del hasta entonces ninguneado Góngora, ¡quién pudiera estar aún en la oposición! Mi instintiva reserva a los nacionalismos de toda índole y sus identidades totémicas, incapaces de abarcar la riqueza y diversidad de su propio contenido, me ha llevado a abrazar como un salvavidas la reivindicada por Carlos Fuentes nacionalidad cervantina.

Me reconozco plenamente en ella. Cervantear es aventurarse en el territorio incierto de lo desconocido con la cabeza cubierta con un frágil yelmo bacía.

Dudar de los dogmas y supuestas verdades como puños nos ayuda a eludir el dilema que nos acecha entre la uniformidad impuesta por el fundamentalismo de la tecnociencia en el mundo globalizado de hoy y la previsible reacción violenta de las identidades religiosas o ideológicas que sienten amenazados sus credos y esencias.

En vez de empecinarse en desenterrar los pobres huesos de Cervantes y comercializarlos tal vez de cara al turismo como santas reliquias fabricadas probablemente en China, ¿no sería mejor sacar a la luz los episodios oscuros de su vida tras su rescate laborioso de Argel?

¿Cuántos lectores del Quijote conocen las estrecheces y miseria que padeció, su denegada solicitud de emigrar a América, sus negocios fracasados, estancia en la cárcel sevillana por deudas, difícil acomodo en el barrio malfamado del Rastro de Valladolid con su esposa, hija, hermana y sobrina en 1605, año de la Primera Parte de su novela, en los márgenes más promiscuos y bajos de la sociedad?

Hace ya algún tiempo, dedique unas páginas a los titulados Documentos cervantinos hasta ahora inéditos del presbítero Cristóbal Pérez Pastor, impresos en 1902 con el propósito, dice, de que "reine la verdad y desaparezcan las sombras", obra cuya lectura me impresionó en la medida en que, pese a sus pruebas fehacientes y a otras indagaciones posteriores, la verdad no se ha impuesto fuera de un puñado de eruditos, y más de un siglo después las sombras permanecen.

Sí, mientras se suceden las conferencias, homenajes, celebraciones y otros actos oficiales que engordan a la burocracia oficial y sus vientres sentados, (la expresión es de Luis Cernuda) pocos, muy pocos se esfuerzan en evocar sin anteojeras su carrera teatral frustrada, los tantos años en los que, dice en el prólogo del Quijote, "duermo en el silencio del olvido": ese "poetón ya viejo" (más versado en desdichas que en versos) que aguarda en silencio el referendo del falible legislador que es el vulgo.

Alcanzar la vejez es comprobar la vacuidad y lo ilusorio de nuestras vidas, esa "exquisita mierda de la gloria" de la que habla Gabriel García Márquez al referirse a las hazañas inútiles del coronel Aureliano Buendía y de los sufridos luchadores de Macondo.

El ameno jardín en el que transcurre la existencia de los menos, no debe distraernos de la suerte de los más en un mundo en el que el portentoso progreso de las nuevas tecnologías corre parejo a la proliferación de las guerras y luchas mortíferas, el radio infinito de la injusticia, la pobreza y el hambre.

Es empresa de los caballeros andantes, decía don Quijote, "deshacer tuertos y socorrer y acudir a los miserables" e imagino al hidalgo manchego montado a lomos de Rocinante acometiendo lanza en ristre contra los esbirros de la Santa Hermandad que proceden al desalojo de los desahuciados, contra los corruptos de la ingeniería financiera o, a Estrecho traviesa, al pie de las verjas de Ceuta y Melilla que él toma por encantados castillos con puentes levadizos y torres almenadas socorriendo a unos inmigrantes cuyo único crimen es su instinto de vida y el ansia de libertad.

Sí, al héroe de Cervantes y a los lectores tocados por la gracia de su novela nos resulta difícil resignarnos a la existencia de un mundo aquejado de paro, corrupción, precariedad, crecientes desigualdades sociales y exilio profesional de los jóvenes como en el que actualmente vivimos. Si ello es locura, aceptémosla. El buen Sancho encontrará siempre un refrán para defenderla.

El panorama a nuestro alcance es sombrío: crisis económica, crisis política, crisis social. Según las estadísticas que tengo a mano, más del 20% de los niños de nuestra Marca España vive hoy bajo el umbral de la pobreza, una cifra con todo inferior a la del nivel del paro. Las razones para indignarse son múltiples y el escritor no puede ignorarlas sin traicionarse a sí mismo.

No se trata de poner la pluma al servicio de una causa, por justa que sea, sino de introducir el fermento contestatario de esta en el ámbito de la escritura. Encajar la trama novelesca en el molde de unas formas reiteradas hasta la saciedad condena la obra a la irrelevancia y una vez más, en la encrucijada, Cervantes nos muestra el camino.

Su conciencia del tiempo "devorador y consumidor de las cosas" del que habla en el magistral capítulo IX de la Primera Parte del libro le indujo a adelantarse a él y a servirse de los géneros literarios en boga como material de derribo para construir un portentoso relato de relatos que se despliega hasta el infinito.

Como dije hace ya bastantes años, la locura de Alonso Quijano trastornado por sus lecturas se contagia a su creador enloquecido por los poderes de la literatura. Volver a Cervantes y asumir la locura de su personaje como una forma superior de cordura, tal es la lección del Quijote.

Al hacerlo no nos evadimos de la realidad inicua que nos rodea. Asentamos al revés los pies en ella. Digamos bien alto que podemos. Los contaminados por nuestro primer escritor no nos resignamos a la injusticia."

30 de enero de 2019

Rapid discharge of the earth-space battery foretells the future of humankind



Earth is a chemical battery where, over evolutionary time with a trickle-charge of photosynthesis using solar energy, billions of tons of living biomass were stored in forests and other ecosystems and in vast reserves of fossil fuels. In just the last few hundred years, humans extracted exploitable energy from these living and fossilized biomass fuels to build the modern industrial-technological-informational economy, to grow our population to more than 7 billion, and to transform the biogeochemical cycles and biodiversity of the earth. This rapid discharge of the earth’s store of organic energy fuels the human domination of the biosphere, including conversion of natural habitats to agricultural fields and the resulting loss of native species, emission of carbon dioxide and the resulting climate and sea level change, and use of supplemental nuclear, hydro, wind, and solar energy sources. The laws of thermodynamics governing the trickle-charge and rapid discharge of the earth’s battery are universal and absolute; the earth is only temporarily poised a quantifiable distance from the thermodynamic equilibrium of outer space. Although this distance from equilibrium is comprised of all energy types, most critical for humans is the store of living biomass. With the rapid depletion of this chemical energy, the earth is shifting back toward the inhospitable equilibrium of outer space with fundamental ramifications for the biosphere and humanity. Because there is no substitute or replacement energy for living biomass, the remaining distance from equilibrium that will be required to support human life is unknown.

+ Full resport by John R. Schramski, David K. Gattie, and James H. Brown at PNAS
Licencia de Creative Commons
El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.