2 de febrero de 2018

Promesas de arena

Promesas de Arena es mi estreno en el mundo del audiolibro.

Si pasar al libro digital cuesta porque te falta el papel, el olor, la tinta, ... Dar el salto a un libro leído, me ha llevado años. Sin embargo, guardo un buenísimo recuerdo de mi padre, contándonos a mí y a mis hermanos, los libros que él se leía y que nos relataba en el trayecto al colegio.

Con la esperanza de que el audiolibro, pudiese ser algo similar, empecé esta novela, ganadora del Premio Internacional De Narrativa Marta De Mont Marçal 2015.

En menos de una semana he leído el libro, o escuchado, sin apenas darme cuenta; mientras preparaba la cena, hacía mi tabla de ejercicios, organizaba cosas por la casa,... Tiempos muertos en que normalmente divagamos y dejamos que nuestros pensamientos salten erráticamente entre el enredo que cada uno tenemos en nuestras cabezas.

El narrador se hace mucho más cercano en un audiolibro, cobra vida real, se personifica en la historia. Sin llegar a ser una película, el libro da un salto; sale del plano de papel bidimensional, que recibimos a través de ojos, tacto y olfato, para llegar a nosotros a través de un único sentido; el oído.

Sí, me ha gustado la experiencia de leer en audiolibro y ya he empezado el siguiente. Esta vez con un narrador masculino y con una trama más compleja.

Sobre Promesas de Arena decir que es un libro fácil, muy recomendable para épocas en que no queramos pensar demasiado, pero estemos buscando una lectura sencilla, rápida, que engancha, verosímil.

He indagado sobre la autora, Laura Garzón, para saber si ella fue cooperante en algún momento, pero al margen de descubrir que se dedica a la publicidad, poco más he podido encontrar.

La protagonista del libro, una cooperante que se pierde en la franja de Gaza, tiene fuerza propia; real, creíble, a veces mimada, a veces inconsciente, quizás con la suerte demasiadas veces de cara, pero que cuenta una historia entretenida, que te traslada al escenario del libro y te sumerge en la narración.


Nºpags.: 300

No hay comentarios:

Publicar un comentario