10 de octubre de 2013

Juan Palomo, yo me lo guiso, yo me lo como



Así veo yo al Gobierno, igual que Juan Palomo. El mito de los tres poderes independientes es una falacia, el legislativo y el ejecutivo están tan intrísecamente ligados en esa alternancia del poder en la que estamos desde 1975, que han definido sus propias reglas de juego para tener un marco de acción que les permite robar por turnos y prioridad, según tengan el poder ejecutivo por el mango, o estén tan sólo ejerciendo su poder desde el legislativo. En cuanto al poder judicial, siempre puede ser manipulado y controlado, a base de reducir sus presupuestos y establecer leyes que quiten margen de maniobra a ese tercer poder que podría convertirse en un grano muy molesto.

Así que a lo largo de los últimos 38 años, los políticos se han dedicado a hacerse su traje a medida; pensiones vitalicias pagadas por el Estado, las otras pensiones pagadas por el sector financiero y eléctrico, sueldos de escándalo, comisiones a diestro y siniestro, favores pagados en legislación o sobres, nepotismo institucional, prebendas varias desde guarderías hasta aforamientos, y un sistema en el que ningún político tiene responsabilidad y dicen sandeces del tamaño de aquella, de que el dinero público no es de nadie.

Con esa filosofía, de no pasa nada y estos españolitos van a tragar con lo que se les eche, los políticos parece que toquen una pieza, en la que el crescendo no tiene fin, ni techo, de forma que sus desmanes y tropelías convierten nuestra realidad en una dantesca boudeville que nos arrastra a la más absoluta ruina estructural y económica.

1 comentario:

  1. Hace tiempo escribíamos aquello de "español te van a dejar aviado"... Ya ha sucedido, sin ningún síntoma de mejoría, pero con fecha de caducidad. Tiempo al tiempo, la petada será muy gorda.

    ResponderEliminar