14 de septiembre de 2011

Permutas inmobiliarias

Con los tiempos que corren, muchos estamos en una situación en que tenemos una propiedad inmobiliaria que nos gustaría vender, pero nos encontramos con un mercado cerrado. No por falta de interés de posibles compradores, sino porque no hay dinero para que se efectúe la transacción. El dinero es un bien escaso, que todos estamos destinando a cubrir nuestras necesidades vitales.

En el caso de que pongas en venta tu inmueble, el escenario más probable es que:

1.- Venga algún que otro 'ganguista' que quiere tirar el precio del inmueble. Tiene efectivo y sabe que tiene un bien escaso, frente a tí, que tienes un inmueble, un bien muy abundante en el que muchas familias están pilladas con hipotecas a las que no pueden hacer frente y que necesitan urgentemente efectivo para tapar agujeros.
2.- Llegue alguien realmente interesado que negocie el precio y cuando cerréis un acuerdo que satisfaga a ambas partes, no consiga dinero-hipoteca para que se realice la transacción.

El tema de la valoración del inmueble es también algo complejo. Puedes fijar el precio con un criterio  objetivo de ratios financieros, puedes comparar con el precio de otra gente en webs del mercado de segunda mano o puedes optar por nuevas fórmulas.

Hace miles de años, cuando no había dinero, la gente intercambiaba bienes. El trueque era moneda de cambio y por lo general, la gente llegaba a un acuerdo. El precio de las cosas no era inflexible no era algo fijo. Dependía de las necesidades que tuvieses en cada momento ¿Cuánto vale un litro de agua en Irlanda? ¿y en el Sahara? Cada uno estaba dispuesto a intercambiar unos bienes contra otros, en función de lo que realmente necesitara y por supuesto siguiendo unas líneas generales que dependían de baremos externos (sequías, buenas cosechas, abundancia de un determinado recurso natural...) que daban una guía sobre qué valía más o menos.

Nos hemos acostumbrado tanto al dinero, a los bancos y a los mercados, que nos hemos ido olvidando de que cualquiera de nosotros podemos volver al trueque sobre cualquier propiedad que tengamos, incluidas las inmobiliarias. Hay vida, más allá del dinero y de los bancos y afortunadamente cada vez más gente nos estamos dando cuenta.

Somos muchos los que queremos vender o comprar una propiedad y algunos los que hemos empezado a explorar la compra-venta mediante el trueque o dicho en la terminología correcta, la permuta de bienes inmobiliarios (property swap).

Hay tantas modalidades como casos reales pueden darse ¿En qué consiste?

Sr. x tiene una propiedad en Barcelona. Por trabajo le envían a Madrid, Dorchester (Uk) o la Normandie (Francia). Quiere vender su casa en Barcelona y comprar una en su nuevo destino. Pero no encuentra a nadie porque aunque ha intentando venderla por el método tradicional, se encuentra siempre en el punto 1 y 2 del post. De repente encuentra una web en la que hay gente que ofrece sus casas en permuta...siempre hay un roto para un descosido.

Al Sr. z , que vivía en Madrid, le han destinado a Barcelona.

Sr. x se estudia la oferta de inmuebles en Madrid, dentro de los precios en los que ronda su casa. Contacta en directo con los propietarios. Lo mismo la casa de Madrid que le gusta es algo más cara, o algo más barata. Siempre se puede ajustar la permuta con algo de dinero en un sentido u otro. Y al final es una tema de cubrir las necesidades de cada uno. Los precios no son fijos, son algo flexible. Si el nuevo inmueble cuadra y cubre las expectavitas de lo que tanto el Sr. z como el Sr. x estaban buscando, llegarán a un acuerdo y cerrarán la permuta, que en último término se articula como una compra-venta en notario. Lamentablemente, para inscribir la permuta en el registro, la estructura obliga al pago del impuesto de transmisiones.

Si a alguno le interesa explorar el mundo de la permuta (no confundir con el intercambio de casas de verano (home exchange)) aquí hay unos cuantos puntos de partida:


En todas estas webs hay propiedades españolas, aunque no demasiadas y la mayoría son de extranjeros que compraron en España. Sin embargo ésto no es un handicap. En cualquiera de ellas se pueden incluir propiedades de todo el mundo, si muchos españoles incluyen sus viviendas, habrá oferta y un punto de partida para generar demanda, una oportunidad para poder vender y comprar una nueva propiedad.

Ya me contaréis...

3 comentarios:

  1. Muy interesante. Le auguro un futuro muy prometedor a las permutas inmobiliarias.

    Bancos, que os den !

    ResponderEliminar
  2. Y una en exclusiva para España...

    http://www.sepermuta.es/

    ResponderEliminar