4 de agosto de 2011

Celebrando que estamos vivos

La frase no es mía pero encaja a la perfección con la entrada de hoy. Es el título de un blog de tendencia y lo fue de una exposición de pintura hace poco más de un año. La memoria es selectiva y decidió recordar justo esa frase ayer, mientras esperábamos contemplando la puesta de sol al inicio del concierto de Quike Navarro. Un motivo perfecto y un título muy adecuado parar romper la larga pausa, que mis idas y venidas han supuesto a Binipei.

Ayer llegamos a 'la tazita de plata', la capital del 'sarao' y entre amigos, conocidos, familiares y ganas de salir acumuladas, hemos organizado una estancia temática; music&sand. Por las mañanas playa, por las noches música.

El rally musical empezó en el Castillo de Santa Catalina. La cita con Quike Navarro, a la puesta de sol. 

Un viento de poniente y una luna en cuarto creciente acompañaron la caída del sol en el Atlántico. El público contemplaba los últimos rayos de sol y el viento, para dar un toque más teatral al escenario, soplaba de poniente hacia donde todos mirábamos embelesados y mecidos por una banda sonora chill-out.

El sol cayó, todos aplaudimos celebrando que estamos vivos y en ese momento, subió al escenario el músico; violinista, profesor de conservatorio, asiduo de la Orquesta sinfónica de Málaga y Castilla y León y auténtica fuente de inspiración. Con un violín eléctrico y su equipo de DJ mantuvo arriba a un público que, cuando menos, era escéptico al inicio de la actuación.

Para mí fue un descubrimiento y una grata sorpresa. Con un estilo muy personal, violín+house, su música me cautivó; un reto de improvisación, mestizaje musical y capacidad creativa.

No he conseguido encontrar un buen vídeo de una de sus actuaciones, pero para hacerse una idea vale. En su página de myspace podéis escuchar varios temas que están bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario