2 de junio de 2011

Nokia perdió el tren

¿Os acordáis aún de cuando todos teníamos un Nokia? Corría el año 98-99. Finlandia se puso de moda. Los escandinavos eran los abanderados de la innovación y muchos vieron en el crecimiento de la telefonía móvil, el futuro de las comunicaciones y de los negocios. Los dispositivos móviles serían la clave para varios sectores, hasta entonces separados por grandes muros y fronteras que ni debían ni podían cruzarse. Pero éso fue, antes de que apareciese el UMTS o lo que hoy llamamos 3G. 

A partir del 2001 la telefonía móvil de tercera generación era una realidad. Su principal ventaja, mejora, avance; su capacidad de conexión a Internet, el acceso a la banda ancha. Una vez que ésto se hizo realidad, sólo había que dejar volar la imaginación; Internet móvil, todos los servicios de la red desde cualquier punto del mundo, con el valor añadido de tener geoposicionado al cliente, la rabiosa conexión 24/7, pero ya no de servidores, si no de usuarios. 

Yo creo que el cambio cuántico de Internet no se produjo con la web 2.0 (perdón Sr. O'Reilly), si no con un acceso rápido a Internet a través de; primero la telefonía móvil y más tarde todo tipo de dispositivos móviles.

Pensad en twitter, 4square, facebook. Si los usuarios no lo alimentasen en tiempo real, desde donde sea que se encuentren, jamás habrían tenido el éxito rotundo que han cosechado. El propio concepto de red social, la web 2.0, no tiene excesivo sentido si no está construido y alimentado por los inputs en tiempo real de los usuarios móviles. 

Facebook nació en 2004, Twitter 2006, 4square en 2009, pero no fueron las primeras. Otras redes sociales (la moribunda friendster es la que primero me viene a la cabeza) nacieron antes que ellos, la diferencia, fuera de la capacidad de gestión de cada equipo, radica en el grado de madurez de la tecnología de la que dependen. Y ahí volvemos al 3G y a los móviles.

Nokia era el rey del mambo antes de que el 3G llegase. Evolucionaron sus dispositivos, pero no supieron ver ni responder a la creciente demanda de servicios ubicuos de los usuarios. No supieron fusionar su 'core business' con Internet. Esa fusión la hicieron más o menos bien con las operadoras, pero se olvidaron de Internet, de los servicios on-line y sobre todo, de los usuarios móviles. Su valor cayó en picado en 1999, cuando las .com estaban al alza y Nokia perdió el primer tren. Se estabilizó durante casi 8 años, hasta que el lanzamiento del iPhone a mediados de 2007, les introdujo en una nueva línea descendente que han sido incapaces de remontar.

Nokia perdió un tren que otros cogieron en su lugar. Unos que ya existían pero necesitaban reinventarse, como Apple, otros que ni siquiera habían nacido cuando Nokia perdió su tren (facebook, twitter y 4square) y otros que nacían en aquellos días (google), con mucho ruido y pidiendo a gritos su sitio en un tren que empezaba a ponerse en marcha.

Todas las empresas de tecnología deberían dedicar parte de su tiempo a estudiar los errores tácticos de sus competidores, aunque no sean competidores directos. El éxito en una empresa con un fuerte componente tecnológico (y con eso abarco muchísimos sectores en realidad), radica en la capacidad de adaptación a las nuevas demandas del mercado y la capacidad de innovación. Todos los que han fallado en cualquiera de esas dos patas han sido penalizados.

Ayer Eric Schmidt, antiguo CEO de Google, anunciaba que sale del día a día, que la falta de tiempo no le ha permitido diseñar estrategias adecuadas y no ha sido capaz de conseguir que Google se anticipase y ganase su cuota de mercado en las redes sociales, su gran fracaso. Quizás la pregunta que debería hacerse es si Google se está adaptando al Internet móvil, a la ubicuidad, a las demandas que se derivan de usuarios enganchados en 24/7.

Han fallado en éso, es loable que lo reconozcan, pero mi opinión es que Eric Schmidt se hace con la presidencia de Google y deja a Larry Page como nuevo CEO, para tomar una participación más activa en la política mundial y a través de regulación y acuerdos con el Gobierno de USA y sus aliados, devolver a Google su posición de liderazgo en la red.

Lo que está claro es que Google siente la presión de la competición y empieza a tomar decisiones, algo que Nokia no supo hacer a tiempo.



4 comentarios:

  1. No hay nada como una situación de estres para tener que buscar como sobrevivir. Fijate, con mi degeneración de trader, que yo vendería Apple contra compra de Nokias...

    ResponderEliminar
  2. Te dejó una tara tremenda esa fase de tu vida ;), pero puedes tener razón.

    ResponderEliminar
  3. Mirad que perlita acabo de encontrar sobre Nokia y Microsoft

    http://www.bgr.com/2011/06/01/microsoft-strikes-deal-to-acquire-nokias-phone-business-insider-claims/

    ResponderEliminar
  4. acompañada de esta otra

    http://www.bgr.com/2011/06/01/with-possible-nokia-deal-microsoft-could-try-to-become-the-next-apple/

    ResponderEliminar