26 de mayo de 2011

El e-G8

Si ya teníamos el e-commerce, el e-mail, el e-book...¿porqué no íbamos a tener el e-G8?

Algún asesor avispado de Sarkozy le ha propuesto subirse al carro de la modernidad y la tecnología, y qué mejor para conseguirlo, que celebrar un previo al G8, con todos esos emprendedores jóvenes y triunfadores, que están cambiando el panorama de las comunicaciones interpersonales y de la forma de hacer negocios. 

Como idea no está mal. Internet sigue cambiando la forma de hacer las cosas, su papel en la economía es cada vez mayor. Podría ser el noveno jugador de un posible G9. Una economía, la de la red, mucho más fuerte que la de muchos países.

Un foro mundial sobre el futuro de la red, sobre cómo optimizar su funcionamiento, cómo conseguir que sea más libre, que tenga más contenido, más utilidad, que sea más universal...sería un foro realmente interesante. El problema es que el objetivo del e-G8 no es que la red sea libre, ni universal, ni útil. El objetivo es regularla y que pase a estar bajo el control de los de siempre.

Si echáis un vistazo al programa del e-G8, veréis que no faltan las operadoras, los estudios de cine, los grupos mediáticos, las discográficas, las consultoras y en representación de la red; Google, eBay, Wikipedia y Facebook. Jeff Brezos al final, declinó la invitación que tan amablemente le habían echo llegar.

Los invitados estelares del eG-8; Universal music, 20th century, Bertelsmann, Vivendi, France Telecom, McKinsey, Microsoft, CapGemini, Alcatel.... representan unos intereses tan alejados de los intereses de los internautas, como alejados de la realidad del funcionamiento de la red. Son los abanderados de lo que representa la 'ley Sinde' y lo que quieren conseguir lo han dejado claro en muchos foros, antes de reunirse para repetir más de lo mismo y sacarse la foto de esta pantomima.

Lo que queda después de la 'cumbre del e-G8', es que Sarkozy ha sido el primer mandatario en idearla. El primero en lanzar tentáculos del sistema sobre la ubicua red. El primero en plantear la regulación de Internet desde dentro y no a través de leyes nacionales que no pueden cruzar las fronteras que la red se salta. No se le puede quitar el mérito al  asesor al que se le haya ocurrido la idea del e-G8, aunque para una idea brillante que tienen, podían haberla usado para hacer algo útil y no para intentar colar otro gol más.


4 comentarios:

  1. Sarkozy está asustado por que le explote la insurgencia en internet, y convoca una cumbre sobre internet para ver si consigue "civilizar la red".

    ResponderEliminar
  2. Sarkozy quiere controlar todo lo que se mueve, y por el momento sabe que Internet no lo tiene controlado. Lo de crear el e-G8 es un movimiento inteligente para sus fines. Intenta que sean los players de Internet los que pongan puertas al campo, pero se le olvida, que los grandes players no son Internet, y que sin ellos la red sigue funcionando exactamente igual. Quieren regular y controlar la red, y seguirán intentando nuevas fórmulas, hasta que lo consigan.

    ResponderEliminar
  3. Bueno es un intento más, distinto del ACTA, la ley Sinde, etc... A mi esto del G7, G8, G20 y su p.m. me parece una mamonada de gran calibre.

    ResponderEliminar