25 de febrero de 2010

hohm



Microsoft no podía ser menos, y también se ha embarcado en el mundo de la energía. Desde su fundador, Bill Gates, quien aboga por la creación de centrales nucleares de tercera generación que no generen residuos y por la creación de pilas-acumuladores que consigan almacenar cantidades importantes de energía (tipo Bloom Box), hasta el propio Microsoft que ha desarrollado un software para analizar en tiempo real el consumo eléctrico de distintos dispositivos con el fin de informar a los usuarios en qué se nos va la energía, y así poder ahorrar (es uno de los principios básicos de la eficiencia energética).

Para ello ha creado hohm, un software que incorporado al firmware de un dispositivo permitirá conectarse al programa base de Microsoft para mostrar nuestros consumos. Esta misma semana han abierto el código a fabricantes de dispositivos para que puedan incorporarlo en aparatos de medición, termostatos, o cualquier otro dispositivo que conectamos a la red electríca.

Van con algo de retraso, pero apuntan a lo mismo que Google con su PowerMeter , que fue lanzado a terceros hace más de un año, y que ya cuenta con 14 colaboradores (12 eléctricas, 2 empresas de dispositivos que incorporan la conexión a PowerMeter, y 2 socios estratégicos que creo, por lo que he podido entender de sus webs, que se dedican a consultoría a las empresas eléctricas, de aguas....).

Lo que no cabe duda es que la energía es una pieza clave para la economía del futuro más presente, y cada vez más, la tecnología gira hacia la energía, eso que han dado en llamar "cleantech", donde parece que se está enfocando todo el esfuerzo inversor en distintos países, pero especialmente en USA y más en concreto en SiliconValley.

Y de todos los avances que están apareciendo en el mercado, mi opinión es que en los próximos años, una tecnología tipo Bloom Box que consiga capacidades de almacenamiento de energía realmente elevadas, será la tecnología más valorada, ya que permitirá aprovechar la generación de energía en cualquier momento y desde cualquier fuente de generación, para alimentar los superacumuladores que abastezcan hogares, servicios públicos, transporte.... y que nos libere del despilfarro e ineficacia que supone la generación de energía para su consumo inmediato. Aun así, este tipo de tecnologías no resuelven el problema de la dependencia de los recursos fósiles, pero creo, que llegar a fuentes alternativas-limpias de energía, llevará más años que tecnologías como la de Bloom Box.

3 comentarios:

  1. Muy interesante. Es un campo lleno de posibilidades y los tiburones se ponen en cabeza. Hoy he leído la posibilidad de usar coches electricos, cargarlos en horas valle y que puedan devolver electricidad a la red en caso de estar enchufados. Sería como acumulación distribuida. Un campo virgen con un enorme potencial. Deberíamos meternos...

    ResponderEliminar
  2. lo es, pero requiere tanta inversión para desarrollar cualquier producto...a diferencia del boom de internet, en el que se podía y se puede poner productos en el mercado con un coste asociado sólo de horas-hombre (sin necesidad de una inversión grande hasta tener el producto funcionando), en temas de energía, materializar cualquier idea requiere una inversión enorme, que sólo van a poder acometer o los grandes, para hacerse más grandes y acumular desde mi punto de vista excesivo poder, o startups que por la trayectoria-experiencia de su equipo gestor, o por la tenencia de alguna patente, puedan levantar grandes sumas de capital. el ejempolo de bloom box, que ha levantado e invertido 400M$ hasta tener un producto comercializable...

    pero hay un campo enorme por explorar, y el de la acumulación, en cualquiera de sus formas, va a ser decisivo en los próximos años, para la transformación de nuestra red eléctrica actual hacia la 'smart-grid', para la puesta en mercado de los tan esperados coches eléctricos, para disminuir la necesidad de generación eléctrica...

    ResponderEliminar
  3. Cada uno en su guerra. Lo más importante en todo caso es el concepto. Vía libre a la creatividad.

    ResponderEliminar