19 de julio de 2009

Unas muy necesitadas vacaciones

Han pasado casi dos meses desde mi última entrada en Binipei. Recuerdo que en otras ocasiones en las que había intentado llevar un diario, de esos de lápiz, papel y candado, los períodos de silencio fueron siempre el preámbulo de la clausura del diario. Espero que no sea igual con Binipei, y que consiga reorganizarme para volver a tener tiempo para escribir, que siempre ayuda a poner en claro las ideas y dejar rastro de nuestrra evolución, cambio de pareceres, o insistencia sobre aquello, que por tan arraigado en nuestro ser, el tiempo es incapaz de limar, variar o pulir, e indefectiblemente lo único que consigue ese reloj que nos persigue, es afianzarlo.

En estos meses, me he mudado, he alquilado nuestra casa a las huestes germanas que vuelven a caer con fuerza sobre Hispania, he sido testigo del desguace de una de nuestra empresas, he contemplado atónita el panorama político y social en nuestro país, me he revuelto cada vez que he visto uno de esos enormes carteles del PlanE (puto plane) y he llegado al absoluto convencimiento de que los que estamos aquí en España, hemos sufrido una pérdida en nuestro nivel de vida, que difícilmente recuperaremos, por muchos años que pasen. La incultura, la falta de formación, la omisión de ideales y la incapacidad para pensar y crear líneas de pensamiento propios, es en lo que han trabajado los últimos gobiernos de nuestro país. Tener una sociedad adocenada y atocinada, favorece al que está en el poder, sobre todo si supuestamente el poder es democrático y los borregos deben votar a los elegidos y tocados por el dedo de los dioses. Esos mismos que ante la situación actual, a lo único que se dedican, es a crear cortinas de humos a través de sus tan bien educados esbirros de los medios, en lugar de hacer su trabajo, por el que el gran rebaño les pagamos puntual y cumplidamente.

Economía sostenible, brotes verdes, la luz al final del tunel... palabras huecas que en algunos casos ni siquiera tienen aun significado. También en estos dos meses nos contactaron del think tank que ZP ha creado para ver que coño hacen con la economía, para ver si consiguen explicar después de haber entendido ellos, qué es eso de la economía sostenible, que es la innovación en realidad. ¿Es el puto plane sostenible? o ¿es un engaño más para crear puestos de trabajo artificiales, que vuelven a salir del bolsillo del rebaño, para hacer obras que no mejorarán en absoluto nuestro problema? ¿Es un brote verde que España pague a Alemania para que mantengas 3.000 puestos de trabajo en Cataluña, que dentro de 5 años desaparecerán porque la fábrica será deslocalizada? ¿Hemos de verdad tocado fondo cuando siguen presentándose concursos de acreedores todos los días en todo nuestro territorio? Los del think tank al final no quisieron escuchar nuestras opiniones, que tampoco extraña porque no están en la línea de lo que quieren oír y después de llegar al agotamiento físico y psíquico me tomé unas muy necesitadas vacaciones en Menorca.

El panorama en la isla tan sólo me confirma lo previo, un descenso, que la gente de allí, estima entre un 30 y 40%, malos augurios para este invierno, que será duro y habrá aun más gente que tenga que irse de la isla y además un Mediterráneo cada día más sucio, más despoblado de vida y menos amado y respetado.

Aun así me relajé, descansé y somaticé todo mi stress de los últimos tiempos con unas anginas seguidas de una otitis, que me han mantenido fuera de las profundidades, algo que tendré que solucionar en la travesía que empiezo el próximo Viernes, de El Puerto de Santamaría a Lanzarote.

También ha habido tiempo para la lectura, en concreto 3, que comentaré en las siguientes entradas e incluso para un concierto, que por lo especial, merece claramente una entrada propia.

De vuelta, sin terminar aun de estar reorganizada, pero con ganas de estarlo y propósitos firmes de nadar todos los días y escribir casi todos, si puedo.

2 comentarios:

  1. Buffff!!! Y yo que pensaba que necesitaba un descanso!!!

    Silvia, varias cosas:
    - Qué bueno volver a ver que escribes, aunque sea para desahogarte (qué útil es a veces, ¿verdad?)
    - Tenemos los políticos que nos merecemos; el día que nos muestren el porcentaje de españoles que no cambian nunca su voto, pase lo que pase, nos llevaremos un sorpresón. Somos taaannnn pocos...
    - Sigo pensando que la mejor opción es emigrar a un pais más civilizado, pero al final la familia y el terruño me pueden... de momento :)
    - Podría seguir, pero como yo también tengo un blog, tengo que guardarme ideas... para cuando recupere las energías!!!
    - Por último, qué bueno volver a ver que escribes, amiga.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que sí que viene bien, aunque sólo sea por no pagar un dineral al psiquiatra-loquero de turno :))

    Lo de emigrar a mi me persigue desde hace muchos años, pero Pei ha echado el ancla y por el momento no está en nuestra hoja de ruta, aunque eso puede cambiar de la noche a la mañana,... como todo en la vida.

    Por cierto FELICIDADES atrasadas, bss

    ResponderEliminar