23 de marzo de 2009

Regalo cachorra de mastín español


Este fin de semana nos fuimos al pueblo y a unos cinco kilómetros antes de llegar vimos a un perro pequeño en la cuneta. Tan pronto como mi hijo mayor dijo, en voz alta, lo que todos estábamos pensando "lo van a atropellar", dimos la vuelta y volvimos a por él. La voz de la conciencia funciona mucho mejor cuando suena alto y claro, debe ser por eso que Pinocho tenía a Pepito Grillo dando el coñazo todo el día.
Resulto ser Ella, muy pequeña, y muy guapa. Es una cachorra de mastín español. Difícil saber qué tiempo tiene, pero aun no le ha salido toda la dentición, así que pensamos que no debe tener más de dos meses.
En comparación con otras razas, os puedo decir que me ha sorprendido lo tranquila que es, teniendo en cuenta que es un cachorro. No le importa estar amarrada (ha sido inevitable para que no se escapara y se perdiera) y lo de los paseos no va demasiado con ella. Paco, nuestro perro, que ya tiene 10 años, sigue persiguiéndonos por toda la casa para que le saquemos y le demos un buen paseo, cuanto más largo mejor, y sin embargo la cachorra apenas nos ha querido acompañar, excepto en los paseos cortos para hacer sus cosas y con querencia a volver a casa. Es claramente una raza territorial.
Con los niños se ha portado genial, incluso con la pequeña, con la que ha jugado sin apenas mordisquear.
En resumen, que es una ricura, además de ser muy noble, pero nosotros no nos podemos quedar con ella y tampoco queremos llevarla a una perrera. Así que la regalamos, y hasta que alguien la acoja estará entre nuestra casa y la de otro amigo perrero.


Esta semana intentaremos dejarla vacunada y desparasitada.


Si os interesa o conoceis a alguien que pueda estar interesado, decídmelo a través del blog y lo hablamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario