21 de enero de 2009

Crónicas de la Dragonlance

¡¡¡Por fin!!! Este fin de semana me terminé las crónicas. Como ya dije en algún comentario de otro post, tuve muy mal comienzo. No se puede empezar un libro como éste, después de uno de Saramago, pero una vez empezado, con esa tara que tengo de no dejar un libro a medias, me lo terminé.
Tengo que reconocer que a medida que avanzas va mejorando. Las crónicas recoge tres libros, "El retorno de los dagrones", "La tumba de Huma", y "La reina de la oscuridad".

El primer libro se escribió basado en uno de los juego de rol de Dragones y Mazmorras, que por los 80 fueron lanzados al mercado por una empresa que se llamaba TSR, donde trabajaban Tracy y Margaret. Basándose en el mundo creado para el juego, los creativos de la empresa se convirtieron en autores y escribieron una historia paralela a este juego de mesa. No tuvieron fácil la publicación de su novela, "El retorno de los dragones", pero al final TSR aceptó, y triunfó, porque consiguió un best seller de millones de dólares.

Los autores admitieron que esta primera novela tenía una estructura excesivamente lineal, debido a que relataba de alguna forma, un juego que ya estaba en el mercado, y algo corrigieron en las siguientes dos novelas de la saga de Las Crónicas. Están mejores escritas y mejor trabajado el argumento y los personajes.

TSR fue la primera empresa de juegos de mesa que consiguió un best seller en las listas de ventas de libros, pero a pesar de estar en auge durante unos años, no consiguieron mantener la innovación y la creatividad, lo que les llevo a acumular más de $30 millones de deuda, que obligó a la empresa a vender los derechos de Dragones y Mazmorras y de las series Dragonlance a la empresa Wizards of the Coast a finales de los 90. Más tarde Wizards fue comprada por Hasbro, Inc., segunda juguetera más grande del mundo (dueña de Barbie, Monopoly, Playskool, Pokémon, Cluedo....).

Y todo esto para contaros, que la Dragonlance, más que un libro, me ha parecido un producto de mercado. Desde mi punto de vista le falta alma y le sobra estructura. Es como el resultado de un trabajo de un "brainstorming", en el que hay un objetivo a cumplir, y que al final de la reunión, se dice: "Objetivo cumplido, tu haces esta parte, tu esta otra, tu aquella y tu revisas y gestionas el proyecto".

Es pasable, pero no recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario